CD Vs. vinilo: ¿Hay mucha diferencia?

El otro día estaba sentado felizmente en mi asiento del vagón de tren cuando no pude evitar escuchar a un par de amigos cuarentones decir lo siguiente: ”Los discos vinilo son para los snobs, para esos que se creen superiores y quieren que los demás lo sepan”. Y yo me puse a pensar en que si sería verdad aquello, si realmente existiría diferencia alguna entre los CD y los discos de vinilo, o simplemente se trataba de otra moda de este siglo, así que comencé a investigar y me dirigí a aquel lugar donde todas las dudas se resuelven, donde los problemas se resuelven, donde la sospecha queda desospechada, en una palabra a internet.

Y he aquí mis descubrimientos.

A principios del siglo pasado surgieron los discos de vinilo como una evolución de los cilindros de cera, se podría decir que un disco es un cilindro cortado lateralmente, y a pesar de que al principio eran considerados como juguetes y de peor calidad que los cilindros, acabaron dominando el mercado del audio “portátil” en gran parte del siglo, hasta la introducción del CD.

Su método de fabricación es único en el mundo, probablemente porque tampoco conozca yo personalmente muchos métodos de fabricación.

Se comienza haciendo el disco maestro o master, se toma un disco de aluminio que hará de núcleo del disco master. A estos discos de aluminio se les aplica una capa de laca, al endurecerse la laca se podrá observar que ha adquirido una textura como de esmalte de uñas.

Cabe mencionar que después de este proceso se sigue un riguroso control de calidad donde se buscan posibles golpes, imperfecciones y golpes, es por esto por lo que el índice de rechazo es alto, alrededor del 50%.

A continuación, se le hace un agujero al disco con una perforadora hidráulica y se manda el master al estudio de grabación.

En el estudio de grabación se coloca el disco sobre una cortadora especial. Primero se hace una ranura de prueba, la ranura se observa a través de un microscopio para asegurarse de que el corte es bueno, y tras realizar los ajustes necesarios en el corte para asegurarse de que el corte es el óptimo, se comienza con la grabación del disco. La cortadora con punta de zafiro graba el sonido en el disco, de principio a fin, la grabación será un surco continuo desde el exterior al centro, así pues, podremos observar que el surco no será otro que una espiral.

Más tarde se procede a otra inspección, si pasa la inspección, el disco se rocía con cloruro de estaño y plata liquida, el cloruro trabaja para que la plata se adhiera al esmalte, y se eliminan con agua los trozos de plata que no se han pegado.

Posteriormente, por medio de otro proceso químico en el cual se le da un baño de níquel, una carga eléctrica une el níquel y la plata, así es como el níquel se deposita en los surcos, se separa el disco lacado del disco de metal original, este disco de metal se conoce como estampador, es fácil adivinar cuál será su uso.

Sin embargo, pasará por dos últimos proceso antes de cumplir su misión, para empezar se le hará un agujero más grande en el centro para que sea más fácil su manejo, y se seguirá con el retoque de los exteriores para que el disco tenga un diámetro final de 32 cm.

Se vierten unas bolas de cloruro de polivinilo en una tolva que caen en una extrusora convirtiéndolas en unas “galletas” de vinilo calientes, estas galletas caen entre dos discos, dos porque como todos sabemos los discos de vinilo tiene dos caras, los cuales ejercen una presión de 100 toneladas e imprimen los surcos en el vinilo, se retiran los exteriores sobrantes y ¡ya está! Ya tenemos nuestro esperado disco de vinilo.

Para leer un vinilo, se utiliza una aguja, o hoy en día un láser, que cambia con la profundidad de los surcos, y así es como la onda se recupera de los discos de vinilo. Cabe mencionar que para los bajos los surco son más profundos y anchos.

Por otro lado, tenemos los CD (Compact Disc o disco compacto en español). Ya desde los setenta se empezó a buscar una solución alternativa a los grandes y frágiles discos de vinilo.

Hay que decir que la tecnología que usa el CD, como tal, no es otra que la misma que se usaba para los LaserDisc (o LD), que como su nombre indica era un sistema de almacenamiento, más bien el primer sistema de almacenamiento el cual se reproducía con un láser.

Y así como el LD utilizaba surcos microscópicos para codificar guardar y almacenar la información, el CD también. Este se empezó a utilizar comercialmente para el almacenamiento de archivos multimedia a principios de los 80, y desde entonces comenzaron a ganar terreno rápidamente al los vinilo.

Su proceso de fabricación y grabación es parecido al de los vinilo en cuanto a que se hacen en serie con un disco original de cristal. Este proceso se debe de hacer en un entorno súper limpio ya que cualquier mota de polvo podría fastidiar el proceso.

En un disco de cristal se guarda la información deseada, en nuestro caso la música, con un rayo láser de escritura. Se le aplican dos capas, una imprimación y otra capa resistente a la luz, y la capa resistente a la luz se seca en un horno durante 30 minutos. En seguida se pasará a la fase de revelado, allí se le dará un chorro de agua desionizada y se pulverizará con una solución que revelará los datos del disco. Se le aplica una fina capa de níquel y vanadio, y se sumerge en una solución química durante 70 minutos, finalmente se le da la forma deseada y obtenemos el disco master.

El disco master pasa al prensado, donde el disco master dará forma a los demás discos. Para hacer esto el disco master se prensa con policarbonato, el resultado es un disco de policarbonato translúcido, se le da una fina capa de aluminio que habilitará los discos para que puedan ser leídos en un reproductor de CDs. Dado que esta fina capa de aluminio es vital para la lectura de los CDs a la capa de aluminio se le da una capa de barniz.

Hay que decir que los datos de un disco compacto están en la parte interior de la parte de policarbonato, y el trabajo del láser escritor es básicamente hacer huecos en espiral, como en el vinilo, los cuales se corresponden a los 0 y 1 de la información.

Para leer el disco se hace el proceso inverso, con un láser se pasa por encima del policarbonato, que rebota hacia un receptor gracias a la lámina de aluminio, cuando se encuentra un agujero el tiempo de vuelta hacia el receptor cambia, y así se transmiten los bits.

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre un disco de vinilo y un disco compacto?

La respuesta es bien sencilla uno está grabado en formato analógico y el otro en formato digital. Para grabar digitalmente se muestrea la señal analógica, es por eso mismo, por el proceso de muestreado, por el cual se pierde información desde el inicio, se pierden armónicos.

Y es por esta sencilla razón por la cual, a pesar de que en teoría estas pérdidas son imperceptibles por el oído humano, la gente que escucha los vinilos dice que el sonido tiene más profundidad,

También está la razón de la cápsula fonocaptora, esta cápsula transforma las variaciones mecánicas, producidas por el disco y recogidas por la aguja, en sonido. Una buena capsula fonocaptora excede ampliamente en respuesta frecuencial a la de un CD, de este modo se consigue reproducir frecuencias que, a pesar de que no las escuchamos, según expertos en la materia, sí que percibimos, y son estas las causantes de esa profundidad en el sonido mencionado anteriormente.

Además los sistemas digitales, pueden incurrir en modificaciones en fase, amplitud y frecuencia, llamada jitter, debido a una desviación en la señal de reloj del propio sistema digital.

Aunque los discos de vinilo también muchas desventajas, relacionadas con la practicidad y los costos.

Como hemos visto anteriormente, a pesar de que tengan formas de fabricación similares, los vinilo son más costosos, no solo por la relación oferta-demanda, sino porque en el proceso es más fácil que el vinilo se deteriore, y es así que salen más caros, otra desventaja frente a los CD.

En lo que se refiere a practicidad, a un CD no le hace falta darle la vuelta para poder escucharlos, tienen una portabilidad mas cómoda, como son más pequeños es más fácil llevarlos, esto es, asimismo, aplicable a los reproductores de vinilo y CD, mientras que los reproductores de vinilo son pesados y grandes, los reproductores de CD son mas livianos y pequeños.

Y por último, al reproducirse un vinilo se desgasta por culpa de la aguja, claro que este problema se podría evitar utilizando un láser en vez de una aguja, pero se perdería esa componente que hace que el sonido salga más cálido y con mayor “empaque”, y el CD no se desgasta por el uso del láser sobre él.

Además al ser un sistema totalmente digital se le introduce menor ruido al reproducirse, cosa que con los vinilo no pasa.

En conclusión, los dos formatos tienen sus ventajas y desventajas. Al final es el querido consumidor el que, como buen ingeniero, tendrá que llegar a un compromiso entre las dos y decidir.

About the Author Sebastián Diaz

Leave a Comment: